PARÁBOLA DE LA MINA DE DIAMANTES.

Cuenta la historia que hubo un tiempo que en el África encontraban los diamantes a flor de tierra y es cuando de diferentes partes del mundo iban con la intención de descubrir minas de diamantes. Un rico hacendado en Inglaterra al enterarse dijo: “que estoy haciendo aquí mientras todo mundo se hace rico descubriendo minas de diamantes.” Así que pronto se dió a la tarea de poner su hacienda por venta en el mercado para obtener la liquidez. Compró el equipo que él juzgó necesario para lanzarse también en busca de esos diamantes que supuestamente iba a encontrar a flor de tierra. Llegó al África y al igual que todos en esa época e incansablemente salía en busca de esos diamantes en riachuelos, cuevas, cerros y llanos del África. Transcurrió el tiempo y no encontraba nada su liquidez se acababa y su espíritu de lucha continuaba.
El tiempo transcurrió y nuestro amigo nada encontró.
BUSCÓ, BUSCÓ Y BUSCÓ hasta que un día se rindió. Empezó a vender el equipo, luego a vender sus cosas personales sólo para poder subsistir y tener donde dormir y que comer…
Un día ya totalmente frustrado decidió poner fin a todo amarrando una piedra a un lazo y de la otra punta del lazo la amarro a su cuello y desde un puente se lanzó a un río poniendo fin a sus ilusiones y sus frustraciones ahogándose.
La persona que había comprado su hermosa hacienda en Inglaterra en una ocasión que estaba arando el campo encontró una piedra muy extraña. De curiosidad se la llevó, la puso arriba de su chimenea y un día que llegó a visitarlo un viejo amigo la examinó y sorprendentemente le comentó al dueño de la hacienda: “¿De dónde sacaste esta piedra?”
Y nuestro amigo comentó: “Me la encontré cuando estaba arando.”
“¿SABES LO QUE ES?”- Comentó su amigo – ESTO ES UN DIAMANTE EN SU ESTADO NATURAL!!!
He aquí la ironía de la historia, el otro hombre vendió su mina de diamantes para salir en busca de ellos, sólo que no los conocía en su estado natural….
CUANTOS DE NOSOTROS TENEMOS UNA MINA DE DIAMANTES QUE SON NUESTRO TALENTO, NUESTRO NEGOCIO, NUESTROS DONES, OPORTUNIDADES, que son diamantes en bruto y no los reconocemos, desafortunadamente las oportunidades al igual que esta mina de diamantes raras veces llegan y no siempre las sabemos aprovechar.
Levántate cada mañana y ve tu trabajo, tu negocio o tus proyectos con otra MENTALIDAD preguntándote ¿DÓNDE ESTÁ MI MINA DE DIAMANTES? SEGURO ES QUE ESTOY SENTADO EN ELLA O ESTA FRENTE A MÍ, PERO HASTA AHORITA NO LA HABÍA RECONOCIDO.
Abre los ojos de la intuición, pregúntate ¿Qué le hace falta a la gente?, rodéate de gente emprendedora que anda buscando oportunidades iniciando negocios, buscando llegar muy alto aunque no lo estén ahora y cuando encuentres algo que te late, APASIÓNATE!! ENTUSIÁSMATE!! Y PONTE A HACERLO!!

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *